Listas : Mis diez películas favoritas de 2015

diciembre 28, 2015

WHIPLASH POSTER

Os dejo con mi listado de las que considero han sido las mejores películas de este año 2015. Al menos de entre todas las que he visto -que no han sido pocas-, según mi criterio y mis gustos personales absolutamente subjetivos… sin ningún ánimo de sentar cátedra. Lo hago porque, como siempre dejo escrito por aquí, me divierte sentarme y pensar las películas que he visto. Es un ejercicio que me gusta hacer como director, y mucho más como espectador. El único requisito auto impuesto para aparecer en la lista: que las películas hayan sido estrenadas en salas comerciales o en VOD a lo largo del año en España. No cuento las que han sido proyectadas en festivales, eso sí -si lo hiciera mi película favorita del año sería la magistral The Witch, de Robert Eggers, que pude ver en la pasada edición del Festival de Sitges-. Así que vamos allá… El 2015 ha sido un buen año, en lo cinematográfico y en lo personal, por lo que no tengo mucha queja. Ojalá el 2016 se porte bien conmigo, con los míos y también con todos vosotros. ¡Un abrazo y feliz año nuevo!

VICTORIA

10. Victoria, de Sebastian Schipper. Se me ocurren muchas razones por las que esta joya alemana merece ocupar uno de los puestos de este ranking, pero la primera que me viene a la cabeza tiene nombre y apellidos: Laia Costa. Lo que hace aquí la actriz catalana -muy bien acompañada por Frederick Lau durante los 138 minutos de plano secuencia en los que se desarrolla este thriller es una auténtica barbaridad. Victoria es un carrusel de emociones -sin respiro- que el espectador experimenta en primera persona bajo la piel de sus actores protagonistas, transmitiendo un nivel de empatía y de suspense creciente muy difícil de conseguir. La película gana enteros y se disfruta en todo su esplendor en la oscuridad de una sala de cine, debido a la naturaleza de su propuesta, arriesgada e imperfecta. Vista en Renoir Plaza de España.

INSIDE OUT

9. Del revés (Inside out), de Pete Docter y Ronnie del Carmen. La película de animación del año viene de manos de -¡oh, sorpresa!- la factoría Pixar, con los que me reconcilio después de varios intentos fallidos de conectar con su magia. Absolutamente conmovedora, Inside out es una de esas películas que consigue remover cosas en el interior del espectador -haciendo así honor a su título-. Retrato fiel de lo que nos ronda por la cabeza durante la infancia, es imposible no identificarse con todas y cada unas de las emociones que personifican los personajes, y todo ello sin olvidar el humor -muy próximo al slapstick– y un sentido de la aventura apabullante. El universo descrito por Docter y Del Carmen está poblado de aciertos construidos en torno a uno de los mejores guiones del año. Peliculón. Vista en Renoir Retiro.

FUERZA MAYOR

8. Fuerza mayor (Force majeure), de Ruben Östlund. El director sueco pone en tela de juicio el ego masculino y el rol del hombre en la sociedad contemporánea, a través del retrato de una familia que disfruta de unas idílicas vacaciones en un complejo de esquí en los alpes franceses. Un suceso inesperado rompe el aparente equilibrio que parecía reinar en el seno familiar, lo que provoca una serie de reacciones en cadena que afectan de manera irreversible a la pareja protagonista y a su grupo de amigos. Dirección contenida y fría para un drama que navega entre la risa congelada y el discurso despiadado. Un ejemplo de brillantez: la escena en la que Kristofer Hivju y Johannes Kuhnke -inmensos ambos-, toman unas cervezas y “ligan” con unas chicas que se han propuesto tomarles el pelo. Es una pena que la película no lograse la merecida nominación al Oscar al mejor film extranjero -aunque gracias a este hecho, Östlund nos dejó este increíble documento audiovisual-. Vista en Golem Madrid.

K72A3451d.tif

7. Nightcrawler, de Dan Gilroy. Me gusta definir esta película -no creo que sea el único lumbrera que lo haya pensado- como un cruce imposible entre American Psycho, Network, un mundo implacable y el Taxi Driver de Scorsese. La obsesión casi psicopática del protagonista -encarnado por un bestial y aterrador Jake Gyllenhall… ¡qué mirada!- por convertirse en el mejor reportero gráfico de la ciudad de Los Ángeles, le llevará a pelear por conseguir el sueño americano desde las cloacas, cueste lo que cueste. Lo más alucinante de la película es que el personaje de Gyllenhall no tiene arco dramático de ningún tipo. Es un personaje que no evoluciona y pese a ello consigue su objetivo de manera triunfal, en una secuencia final en la que nos damos de bruces con una realidad aterradora: en este mundo hay más Louis Bloom de los que nos imaginamos. Con una atmósfera de pesadilla, la película navega entre el drama, el thriller y el relato de suspense, consiguiendo un cóctel multigenérico que haría las delicias del Billy Friedkin de los 70. Vista en Renoir Plaza de España.

SICARIO

6. Sicario, de Denis Villeneuve. El director canadiense es uno de los cineastas actuales que más me inspiran e interesan -lo mejor de Polytechnique, Incendies, Enemy y Prisioneros es lo fascinantes y radicalmente distintas que son entre sí-. La filmografía de Villeneuve está tan repleta de aciertos como de propuestas distintas, cuyo nexo en común parece ser su obsesión por el lado oscuro del comportamiento humano. Sicario está estructurada en torno a cinco set pieces de acción/suspense rodadas con pulso maestro y ante las que el espectador asiste con asombro. El personaje que interpreta Emily Blunt -perfecta en su rol, como siempre- ocupa precisamente el lugar que encarnarían los espectadores ante la trama, reaccionando atónitos, como ella, ante los acontecimientos que se narran en la película. Las dudas morales y la falta de entendimiento del personaje de Blunt con respecto a los argumentos que defienden sus compañeros, son un espejo brutal de lo que está sucediendo hoy día a nuestro alrededor: realismo frente a idealismo y el eterno debate sobre si el fin justifica los medios. Guión sólido, actorazos, musicón de Johann Johannsson y un Roger Deakins que no queremos se jubile jamás.

LANGOSTA

5. Langosta (The lobster), de Yorgos Lanthimos. Los padres sobreprotectores de Canino, el largometraje con el que saltó a la fama internacional Lanthimos, lograban construir en los márgenes de una casa de campo un microuniverso que mantenía a sus hijos al margen de la realidad. Esta reclusión hacía que los adolescentes que habitaban la casa/búnker vivieran una línea temporal casi distópica que les provocaba la necesidad de revelarse ante sus represores progenitores. En Langosta, la nueva propuesta del director griego, los personajes parecen habitar el mismo universo que los adolescentes de Canino: su comportamiento naif e infantil es provocado por un sistema en el que la vida en pareja está regulada hasta extremos totalitarios. Rodada con una capacidad visual asombrosa, la película es una alegoría fantástica sobre la ausencia del amor y la obligación/necesidad de amar y ser amado. Es fascinante como Lanthimos muestra la opresión orwelliana con la forma en la que encuadra a los personajes, encerrándoles en el plano -de forma literal, a veces incluso les acota en el margen del cuadro-. Vista en Renoir Princesa.

MAD MAX FURY ROAD

4. Mad Max: Fury Road, de George Miller. Artesanía, espectáculo, épica, adrenalina, emoción, acción, guitarras de fuego, arena, humo, gasolina, valhala, sprays, sequía, coches, neumáticos, furia, rock and roll… el nuevo Mad Max es todo esto y mucho más. El blockbuster definitivo. Lo mejor que le ha podido pasar a la saga es que Miller haya cogido el toro por los cuernos y haya huído del croma y la tiranía de los efectos digitales, para regalarnos la cinta de acción con la mejor puesta en escena que hemos visto en años. Porque Mad Max es algo más que una persecución desdenfrenada de dos horas de duración, es también una reformulación del cine espectáculo, además de una hostia con la mano abierta al patriarcado, al fanatismo religioso, y porque no, a la derecha más rancia y casposa. Al igual que con Sicario, con esta película es fácil hacer comparaciones con lo que sucede hoy día a nuestro alrededor. Lo mejor: Charlize Theron como Imperator Furiosa, uno de los mejores roles femeninos del año. También siento debilidad por la partitura de Junkie XL, que es igual de arrolladora y potente que las imágenes que ilustra. Vista en Yelmo Cines Ideal.

EL AÑO MÁS VIOLENTO

3. A most violent year (El año más violento), de J. C. Chandor. La cámara de Bradford Young tiene mucho que ver en la descripción de este Nueva York de principios de los ochenta en el que J. C. Chandor narra una especie de fábula atemporal que, como muchas de las grandes películas del cine negro norteamericano, nos habla del golpe al sueño americano. Chandor ha dirigido una de esas películas que dejan poso sin que nos demos cuenta. Con un marcado estilo, y un clasicismo que huye de cualquier efectismo estético, el director se toma su tiempo para encontrar el ritmo de la película y contarnos las andanzas de Abel Morales, un latinoamericano que, tras mucho trabajo y esfuerzo, y sin recurrir a los contactos con la mafia que puede proporcionarle la familia de su mujer, consigue levantar un pequeño imperio: una empresa de distribución de gasolina. Una inesperada oleada de violencia y de atracos en la ciudad, y la presión que ejerce la influencia de su mujer, una Lady Macbeth encarnada con maestría por la siempre sensacional Jessica Chastain, harán que el personaje de Oscar Isaac -que no para de subir escalafones en el molómetro-, se vea tentado a elegir entre la honradez de la que siempre ha hecho patria, y el camino menos complicado, el de la corrupción. La película reflexiona sobre los mecanismos del poder, y sobre la dificultad de mantener la integridad moral cuando los intereses económicos se cruzan en nuestro camino. Y por si fuera poco, la película tiene una de las mejores secuencias de suspense de todo el año: la persecución en el metro de Oscar Isaac a uno de los atracadores. Vista en Renoir Plaza de España.

it follows film still

2. It follows, de David Robert Mitchell. Con reminiscencias a Pesadilla en Elm Street y a La noche de Halloween, Robert Mitchell consigue algo tan difícil como en apariencia imposible a estas alturas de la película: reinventar el género. It follows es un caramelo visual donde atmósfera, dirección, fotografía, diseño de producción, música, guión y casting van dados de la mano para conseguir la cinta de horror del año y, porque no, vengámonos arriba, una película de terror perfecta. It follows hace suya la estética de los años ochenta y la convierte en un subgénero en sí mismo, creando un universo atemporal donde los personajes se comportan -de forma consciente- como lo harían en las películas de Wes Craven o John Carpenter ya citadas como claras referencias. It follows da miedo. Y también consigue lo que las grandes cintas de terror logran, que se nos quede grabado en la retina un concepto. Si Spielberg hizo que temiéramos para siempre a los tiburones, y Hitchcock que mirásemos de reojo a través de la cortina de ducha, Robert Mitchell hace que temamos a la profundidad de campo, a la imagen de un desconocido caminando con la mirada perdida hacia nosotros. La dirección es soberbia, está llena de imágenes simbólicas y de recursos narrativos que potencian el terror -esas panorámicas de 360 grados- y la angustia del personaje interpretado por Maika Monroe. La música de Disasterpeace nos persigue y consigue trasladarnos a otro mundo, a un lugar donde los chavales leen a Dostoievski en ebooks con forma de concha mientras ven películas de serie B en el televisor. It follows es existencialismo adolescente, y retrata con maestría una edad en la que los chicos se sienten nostálgicos de una juventud que en realidad están lejos de perder. La película, lejos de transmitir un mensaje conservador, habla del sexo como un puente al mundo de los adultos: hacerse mayor es la verdadera maldición que les acecha. Vista en los cines Palafox, durante el festival Nocturna.

WHIPLASH

1. Whiplash, de David Chazelle. La película que más me ha gustado este año. Conecté con ella a lo bestia y tras el pase acabé con las uñas clavadas en el reposabrazos de la butaca, deseando volver a verla. Whiplash puede que tenga uno de los mejores clímax que hemos visto en años en un cine: el tercio final es una auténtica barbaridad, un duelo a muerte entre los personajes interpretados con maestría por Miles Teller y J. K. Simmons, demostrando por parte de Chazelle un control total del tempo -aquí la cosa va de tempo, al fin y al cabo-, el montaje y la puesta en escena. Whiplash es una dura reflexión sobre el sacrificio y las ansias no sólo de conseguir el éxito, sino de lograr el dominio absoluto de una materia, lograr ser el mejor, y los sacrificios personales -terrible la secuencia en la que rompe con su chica- y físicos -¡la secuencia del accidente!- que ello conlleva. El personaje de Miles Teller encuentra a su némesis en la figura de un feroz profesor de conservatorio, que hará todo lo posible por extraer de él su talento, superando los márgenes permitidos por la ética. Pocas veces una premisa tan poco atractiva ha dado para tanto, Whiplash tiene estructura y giros propios del thriller, alma de noir, y está rodada desde las vísceras, el sudor y los dedos ensangrentados de su personaje… Llevo todo el año cerrando el puño y gritando: “Not quite my tempo!”. Vista en Yelmo Cines Ideal -y en Blu Ray unas cuantas veces-.

star wars

*Primera mención especial: Star Wars: El despertar de la fuerza (Star Wars: The force awakens), de J.J. Abrams. Me ha hecho vibrar de emoción y me ha puesto la carne de gallina en un par de momentos. Lo que Abrams no logró con Super 8 lo ha conseguido aquí con creces: hacernos sentir como niños ante una gran película de acción y aventuras. ¿Que la peli es un refrito de la trilogía original? Pues sí… pero todo funciona en una película que ejerce de visagra ante la trilogía original y lo que está por venir con Rian Johnson a los mandos -tiemblo de la emoción-. Lo mejor de la función: el personaje de Rey, la partitura de John Williams, la dirección de Abrams, el espíritu artesano, la vuelta de Lawrence Kasdan a la saga, el carisma inagotable de Han Solo y el villano interpretado por el gran Adam Driver. Lo que menos: el espíritu harrypotteriano de algunas secuencias -Rey enfrentándose a su pasado-, así como el personaje del nuevo emperador, con un diseño por ordenador que parece sacado de la segunda -y aburrida- trilogía de George Lucas. Vista en Yelmo Cines Ideal -aunque bien hubiera merecido un Kinépolis-.

sweet home

*Segunda mención especial: Sweet Home, de Rafa Martínez. Otro de los hits de terror de este año viene de manos del debutante Rafa Martínez y su demoledora Sweet Home, un trallazo visual que bebe tanto del slasher norteamericano, como del cine de John McTiernan, con La jungla de cristal como máximo referente. Un juego del gato y el ratón que no deja respiro al espectador y que tiene todo lo que los fans del género le pedimos a una peli de este tipo: diversión, ritmo, sangre, adrenalina, acción, humor macabro -fascinante ese prólogo, lo mejor de toda la película- y alguna que otra dosis de emotividad -la escena post-sexo entre Bruno Sevilla e Ingrid García Jonsson, imprescindibles en versión original, es fundamental para entender todo lo que sucede después-. Sweet Home, pese al evidente cóctel referencial, arriesga en la forma y ofrece un soplo de aire fresco al panorama fantástico español. A destacar también la fantástica y trepidante partitura de Ginés Carrión. Vista en la premiere de la película en Cinesa Proyecciones.

Beasts of No Nation

Otras películas de este año que también me han gustado: Ex machina, de Alex Garland; La canción del mar, de Tomm MooreThe Tribe, de Miroslav Slaboshpitsky; Goodnight Mommy, de Severin Fiala y Veronika Franz; The Walk, de Robert ZemeckisLa novia, de Paula Ortiz; El clan, de Pablo Trapero; Beasts of no Nation, de Cary Fukunaga; Irrational Man, de Woody Allen; Viaje a Sils Maria (Clouds of Sils Maria), de Oliver Assayas; Phoenix, de Christian Petzold; La visita (The visit), de M. Night Shyamalan; Requisitos para ser una persona normal, de Leticia Dolera; Blind, de Eskil Vogt; Amy, de Asif Kapadia; Mientras seamos jóvenes (While we’re young), de Noah Baumbach; Marte (The martian), de Ridley Scott; El mundo sigue, de Fernando Fernán Gomez (esta última en realidad es de 1965, pero como la han reestrenado este año, y es tan increíblemente buena, se ha ganado un hueco en la lista).


Cambio

diciembre 5, 2015

EQUIPO CAMBIO

Querido blog:

Hace mucho que no te escribo. Me he vuelto perezoso y ya no te trato como te mereces… Te pido disculpas. Últimamente te he sido infiel con Facebook, donde por comodidad y falta de tiempo, plasmo con más frecuencia todo lo que rodea a mis proyectos y rodajes. Aunque he de reconocer que con los años me cuesta más anunciar a bombo y platillo en lo que ando liado, al menos hasta que los proyectos se hacen realidad. He aprendido que no hay que vender la piel del oso antes de cazarla… Eso, o que me hago mayor. No lo sé. El caso es que rodé otro cortometraje hace unos meses, y ni siquiera lo había contado por aquí. Se titula Cambio, por cierto.

Brutos %22Cambio%22

Llevaba un par de años trabajando en otro corto más grande, Ella y la oscuridad, una historia de terror que he escrito junto a mi amigo Rubin Stein. Me embarqué en la aventura de levantar una productora cinematográfica y solicité varias ayudas para financiar el corto… Pero la cosa salió rana. El proyecto era muy sólido (no descarto rodarlo en el futuro), pero no conseguí el dinero necesario para rodarlo como yo quería. Como sabía que no iba a ser fácil financiarlo, mientras lo preparaba y como válvula de escape, fui escribiendo otro corto más pequeño y arriesgado. Un plan B. En junio, cuando el proyecto grande se cayó, decidí aprovechar la energía que había acumulado y me lancé con Cambio, mi plan B. Era un “ahora o nunca”, o más bien, “ahora o el año que viene”, porque la ambientación requería que el rodaje fuera en verano. Al final acabamos apurando al máximo, ya que la preproducción nos obligó a rodar a finales de septiembre.

Contra velado equipo

Cambio es un corto muy distinto a lo que he hecho hasta ahora. Me cuesta definirlo. Cambio es un thriller alegórico, pero también es un drama fantástico. Y un corto de suspense. Lo protagonizan Juan Blanco y Carolina Lapausa, y el equipo con el que conté es el de siempre, con algunas incorporaciones estelares. Mis aliados en esta aventura, además de mi troupe, han sido Mordisco Fims y White Leaf Producciones, que han ejercido como co-productora y productora asociada respectivamente. Un lujazo. Corto pequeño y rodaje pequeño, en un pinar y un lago en un pueblecito precioso de Ávila. Y en exteriores, con lo que eso conlleva: limitaciones de luz, inconveniencias climatológicas, ruidos varios… Nos pasó de todo: llovió, pasamos frío (¡sobretodo Carolina!), dos miembros del equipo se perdieron (no había cobertura en ningún sitio), alguien se lesionó (sin mayores consecuencias, aunque el susto fue importante), una excursión de niños y padres nos arruinó el sonido durante un buen rato, un avión volaba por encima de nosotros cada dos o tres minutos… En algún momento pensamos que no salía. Pero al final, como siempre, todo salió bien. He contado con unos actores y con un equipazo maravillosos. Me emociono al recordarlo.

Jordi 03

Rodamos con la Red Epic Dragon y he querido probar cosas nuevas en la puesta en escena y en la estructura. He visto los brutos y ya estamos en montaje, y la verdad es que pinta muy bien. Por primera vez en mucho tiempo, no tengo prisa con la pospo, porque no tengo ningún deadline. Aunque esta vez me gustaría estudiar bien la estrategia de estreno y reservar la premiere para un festival en concreto (si me conoces bien, ya sabéis a cual me refiero).

Querido blog, poco a poco te iré contando más cosas. Incluso cuando cree la página de Facebook del corto (donde daré la brasa oficialmente). ¡Ah! Y recuerda que el mes que viene volveré a escribirte para contarte cuales han sido mis pelis favoritas del año… Que aunque te tenga algo abandonado, hay tradiciones que uno no debe perder. ¡Hasta la próxima!


No mires ahí : Recopilación de reviews

julio 14, 2015

FANGORIA

Hace muchísimo que no escribo por aquí. El haber liberado el corto en Internet hace unos meses parece haberme eximido de mis responsabilidades en el blog a la hora de contaros novedades sobre No mires ahí o mis otros proyectos… ¡mal por mi parte! En estos días de calor estival he reunido fuerzas para sentarme y hacer un pequeño resumen de lo que ha pasado en estos últimos meses. No mires ahí campa a sus anchas libremente por la red, y con excelentes resultados. En Youtube llevamos unas 70.000 visitas y en Vimeo cerca de 11.000 visionados. La respuesta de Internet ha sido fantástica y confirma una vez más mi teoría de que lo mejor que le puede pasar a tu corto, por encima de premios y festivales, es que se vea. Y que se vea mucho. Las semanas inmediatas a subir el corto conseguimos mucha repercusión, sobre todo en el extranjero. Fue bastante mítico que revistas como Fangoria o la web Twitchfilm hablasen del corto y lo hiciesen tan bien. No conseguimos el ansiado Staff Pick de Vimeo, pero bueno, conseguimos la atención de los medios y el público que era lo que buscábamos. A continuación os dejo con una selección de reviews que han ido apareciendo sobre el corto a lo largo de estos meses, la gran mayoría fuera de España: Fangoria (pincha aquí); Ain’t it cool news (pincha aquí); Almas oscuras (pincha aquí); FilmShortage (pincha aquí); Cine maldito (pincha aquí); CinEuphoria (pincha aquí); Twitchfilm (pincha aquí); El pájaro burlón (pincha aquí); Aullidos (pincha aquí); Dread Central (pincha aquí); Cinema Fantastique (pincha aquí); La Katarsis del cine español (pincha aquí); Crazy Fryday Magazine (pincha aquí); Metamorcine (pincha aquí); Reel (pincha aquí); Spanish Fear (pincha aquí); Ideas y palomitas (pincha aquí); Doble Kulto Cinema (pincha aquí); El Zoom Erótico (pincha aquí); Fiebre de cabina (pincha aquí).

TWITCHFILM

¿Y lo próximo? Pues en ello andamos… A ver si puedo contar algo por aquí pronto. ¡Un abrazo a todos y gracias por el apoyo constante! Feliz verano.


No mires ahí : El corto libre en Internet

febrero 16, 2015

Cartel NMA_med

Tras año y medio de distribución y más de 100 selecciones en festivales nacionales e internacionales, hemos decidido subir No mires ahí a Internet para que nuestra criatura obtenga una segunda vida en la red. Este es un momento muy importante en la trayectoria del corto, ya que dejamos a nuestro retoño libre para que campe a sus anchas en el cyberespacio. Hemos mimado y cuidado mucho este cortometraje del que estamos muy orgullosos y ahora queremos llegar al máximo número de espectadores posibles, por lo que os pido que lo compartáis y difundáis todo lo posible, no imaginamos mejor recompensa posible a todo el esfuerzo invertido. Hace ya tres años que comenzamos esta aventura. Desde aquí quisiera dar las gracias a todo el mundo que nos ha apoyado: equipo técnico y artístico, amigos, familia, festivales nacionales e internacionales, medios, prensa y profesionales del medio que nos han hecho este viaje tan llevadero. Ahora es el momento de decirle adiós al corto y dejarlo libre para poder concentrar energía y fuerzas en los muchos proyectos que están por venir. Os dejo aquí abajo con el link (en Vimeo y Youtube) y con una nota de prensa que hemos distribuido. Muchas gracias a todos. ¡Larga vida a No mires ahí!

Enlace para ver No mires ahí en Vimeo: https://vimeo.com/60983062

Enlace para ver No mires ahí en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=a1hu6xnmULw&feature=youtu.be

No mires ahí, cortometraje de terror producido por Kamel Films, podrá verse de forma gratuita en Internet a partir del próximo lunes 16 de febrero.

Una vez terminada la fase de distribución de No mires ahí y tras un exitoso recorrido por festivales nacionales e internacionales, los responsables del corto han decidido liberar la pieza con el objetivo de obtener una segunda vida en Internet y llegar al máximo número de espectadores posible. De 15 minutos de duración, No mires ahí cuenta con producción de Kamel Films (Voice Over), Harmonica Films (Mr. Dentonn, 8) y la dirección de Daniel Romero (Juan con miedo). El cortometraje tiene como protagonistas a Sandra Blázquez (Vive cantando, Tierra de lobos), Maru Valdivielso (Los amantes del círculo polar, Películas para no dormir: Cuento de Navidad) y a la actriz infantil Celine Peña (Cuéntame cómo pasó, La gran familia española). A este reparto hay que sumar la colaboración especial del actor Jonathan David Mellor ([REC]2, Refugees).

No mires ahí es una historia de fantasmas cuyo argumento gira en torno a la visita inesperada de una joven al piso de sus padres. Durante el fin de semana que durará su estancia, el personaje protagonista descubrirá el extraño comportamiento de su hermana pequeña y emergerá en ella la inquietante sospecha de que alguien habita la casa durante la noche.

A lo largo de año y medio de distribución por festivales, el cortometraje ha competido, entre otros, en el Seattle International Film Festival, el Razor Reel Fantastic Film Festival de Brujas y en el Festival de Cine Español de Málaga. No mires ahí ha sido escogido como uno de los mejores cortos del 2014 por el catálogo CortoEspaña y hasta la fecha ha obtenido 15 premios, siendo cuatro de ellos galardones del público. El corto ha estado presente en más de 100 festivales de todo el mundo, siendo proyectado en lugares como el Instituto Cervantes de Nueva York o el cine Alamo Drafthouse de Austin, Texas.

Pueden obtener más información sobre el proyecto a través del perfil de Facebook oficial: http://www.facebook.com/nomiresahi


No mires ahí : Próximas citas (CII+CIII+CIV)

febrero 4, 2015

AL KALAT 2
¡Cuánto tiempo sin pasarme por el blog! Ando liado con varios proyectos y no he tenido tiempo de sentarme a contar por aquí alguna que otra novedad. El nuevo proyecto de cortometraje, Ella y la oscuridad, ya está en marcha. Ahora toca esperar y pelear por conseguir lo más difícil, la financiación para poder rodarlo. Si por mi fuera, comenzaba mañana mismo el rodaje (¡lo tengo entero en la cabeza!), pero toca armarse de paciencia y levantar el proyecto con calma, aun nos queda mucho trabajo. A estas alturas de la vida, y con todo el esfuerzo que supone la aventura de comenzar un nuevo proyecto, tengo claro que la única condición que me impongo es la de estar ante las condiciones óptimas para hacer el corto como queremos. Bueno, y aunque ya cerramos la distribución, No mires ahí sigue teniendo fuelle en su recorrido festivalero.

CLUJ SHORTS

Esta semana, No mires ahí participa en la I Semana de Cine Al Kalat, que tendrá lugar del 4 al 7 de febrero en Alcalá de los Gazules, en Cádiz. Por otro lado, el corto viaja hasta Rumanía para competir en el Cluj Shorts International Short Film Festival, que tendrá lugar en la ciudad de Cluj-Napoca entre los días 23 y 29 de marzo. Aquí podéis echar un vistazo a la web del festival. Y por último, el corto participará en la 10ª Muestra de Cortometrajes IES Valcárcel, que tendrá lugar en el I.E.S. Valcárcel entre los días 11 y 12 de febrero… Y una cosa más. Pronto subiremos el corto a la red, para que tenga una segunda vida en Internet, os iré contando. ¡Seguimos!


Listas : Mis diez películas favoritas de 2014

diciembre 29, 2014

UNDER THE SKIN2

Un año más, me aventuro en la tarea de elaborar una de esas dichosas listas de lo mejor del año, como si no hubiese ya suficientes rankings en vuestros muros, cada vez más específicos, minuciosos y entrañables: “las diez mejores películas no estrenadas en nuestro país”, “los diez mejores libros checoslovacos no traducidos”, “los diez mejores grupos indies que jamás tocarán aquí, ni tienen ganas de hacerlo”… En fin, yo sigo fiel a mi listado de las diez mejores películas del año, las diez mejores desde mi punto de vista, único, personal e intransferible (y probablemente, equivocado). Como ya he repetido por aquí en alguna que otra ocasión, hacer esta lista es ya una tradición para un servidor. Todas las Navidades, entre polvorón y polvorón, me obligo a sentarme a escribirla. También me sirve para hacer un análisis de mis gustos cinematográficos, de lo que he visto ese año, donde lo he visto, cómo lo he visto y qué me ha influenciado más. De vez en cuando me gusta echar la vista atrás y ver que no he vuelto a ver muchas de las pelis que he puesto en los rankings y sin embargo, adoro y venero muchas otras que he dejado fuera injustamente. Cada año intento ser más valiente y objetivo, pero es muy difícil no dejarse llevar por la falta de perspectiva. Los clásicos del mañana difícilmente serán los de hoy, como alguien dijo una vez. Otra de las cosas que me gusta hacer cuando me siento a escribir este ranking, es hacer un balance de lo acontecido a nivel personal durante el año (sin contar muchos rollos, que no es plan). Como ya hice algo similar en el post que escribí hace unas semanas sobre las 100 selecciones de No mires ahí (y que podéis volver a leer aquí), este año me ceñiré a decir que me gustaría que el 2015 fuese un poco mejor que el 2014, que ha hacia el final ha sido algo puñetero en algunos aspectos (he dicho puñetero, no catastrófico, así que no se me asusten). ¿Propósitos para el 2015? Terminar el guión de largometraje que ando co-escribiendo desde hace año y medio (en muy buena compañía), afrontar otro en el que tengo depositadas muchas esperanzas, y rodar, si los astros se alinean, Ella y la oscuridad, el proyecto de corto que he escrito junto a Rubin Stein. Y como siempre deseo desde aquí, ojalá todos los proyectos de mis amigos (algunos de ellos a puntito de caramelo) tengan el éxito que se merecen y su esfuerzo se vea recompensado. También me gustaría volver a conducir, leer más, mejorar mi inglés, cenar menos, hacer deporte, dejarme barba otra vez, comprar más vinilos, ir a Nueva York, ahorrar (algo incompatible con el propósito anterior), hacerme un retrato molón, desengancharme de Internet… Pero bueno, esa es otra historia. ¡Feliz año 2015 a todos!

NEBRASKA

10. Nebraska, de Alexander Payne. Para empezar, un motivo de peso: tiene la mejor banda sonora del año. La música de Mark Orton (con la ayuda de Tin Hat) sirve de complemento a Payne para describir los lugares de una América más rural y oculta, con la ayuda de un glorioso blanco y negro y las interpretaciones grandiosas de un casting de rostros desconocidos (y conocidos, Bruce Dern realiza aquí un papel extraordinario). Nebraska, al igual que lo era Una historia verdadera de David Lynch, es la película perfecta para ilustrar el viaje del héroe… de la tercera edad. Una película con la que es imposible no sentirnos identificados, tierna, divertida y también mordaz. Bella en la puesta en escena y terriblemente bien escrita. Este es el Payne que nos gusta (que me gusta al menos a mi). Vista en Renoir Princesa.

10000km

9. 10.000 Km, de Carlos Marquet-Marcet. Una de las mejores películas españolas del año y estandarte de un nuevo cine indie nacional, que no entiende de fronteras y sí sabe, y mucho, de largas distancias. Producida a medio camino entre Barcelona y Los Ángeles, el debut de Marquet-Marcet es un cine espejo de nuestro tiempo, el equivalente más cercano a un episodio de Black Mirror, en el contexto del aquí y el ahora. La ciencia ficción es ya una realidad que permite las relaciones a distancia, pero es una realidad insuficiente para la supervivencia de una pareja (fantásticamente interpretada y dirigida) a la que no le basta con sentir amor. Una película dura y muy viva que esperamos tenga el reconocimiento que se merece en la próxima edición de los Premios Goya (fuera de España, eso sí, se está hinchando a cosechar premios y buenas críticas). Vista en Renoir Retiro.

Jiro and paper airplane_out

8. El viento se levanta (Kaze tachinu), de Hayao Miyazaki. No sé si es porque no soy un gran conocedor del universo Miyazaki (habré visto tan sólo dos o tres obras de su filmografía), pero ésta, al parecer su película más realista, me ha parecido fascinante. Estamos ante una película muy valiente, en la que el personaje protagonista toma decisiones complejas y sacrifica su relación y su estabilidad emocional por un sentido de la responsabilidad extremo hacia su profesión y las circunstancias sociales de la época. Fuertemente criticado, Miyazaki se muestra objetivo con su personaje y dibuja una historia de amor desgarradora y triste, con varios momentos inolvidables y de una sensibilidad extrema que demuestran que la animación japonesa sigue en plena forma. Vista en Cines Verdi.

INSIDE LLEWYN DAVIS

7. Inside Llewyn Davis, de Joel y Ethan Coen. El primer adjetivo que me viene a la cabeza a la hora de hablar de la última maravilla de los Hermanos Coen (muy en boca de todos estos últimos meses por Fargo, serie que aun no he podido ver) es “extrañeza”. Esta es una película muy extraña, con una estructura algo marciana y poco habitual. La macro-secuencia de la road movie que domina el segundo acto cambia de forma radical el tono de la película y nos destapa las miserias que padece el personaje de Llewyn Davis, conduciéndonos a un bucle pesadillesco (el gato en la oscura carretera y el propio Llewyn Davis apaleado en el callejón). Cine, música (y qué música, la banda sonora tiene temazos como el Fare Thee Well de Oscar Isaac) y perdedores, una combinación perfecta en mano de unos Coen que cada vez dirigen y escriben mejor. Vista en Renoir Retiro.

ONLY LOVERS LEFT ALIVE

6. Sólo los amantes sobreviven (Only lovers left alive), de Jim Jarmusch. Si hace unos años nos dicen que Jarmusch se iba a aventurar con una de chupasangres, nos hubiese costado creerlo. Al igual que otros directores como Tony Scott o Abel Ferrara, Jarmusch afronta la temática vampírica desde un puto de vista profundamente personal y contemporáneo, trasladando el universo de los bebedores de sangre a su inconfundible terreno. Jarmush construye una historia de amor inmortal, por encima del tiempo, en la que la música y la literatura son el verdadero alimento para sobrellevar el tedio del paso de los años, durante los cuales los personajes luchan por no convertirse en zombies (así llama Tom Hiddleston a los humanos) y no dejarse arrastrar por la decadencia de los tiempos modernos (muy bien representados por esas fascinantes calles abandonas de Detroit). Vista en Filmin en el salón de mi casa.

MAGICAL GIRL

5. Magical girl, de Carlos Vermut. El hype del año tiene nombre: Carlos Vermut. Si ya sorprendió a propios y extraños hace unos años con Diamond Flash (película que tuve la suerte de ver en su estreno reducido en los cines Golem de Madrid), Vermut ha alcanzado con su segunda película la consagración definitiva como enfant terrible del cine español. Gran triunfadora del Festival de Cine de San Sebastián y película favorita de muchos cinéfilos con ganas de ver algo distinto, Magical Girl es una obra muy poderosa, con un poder visual arrebatador y un personaje, el interpretado por Bárbara Lennie, que parece destinado a pasar a la historia del cine de culto, del mismo modo que lo hizo el interpretado por Will More en Arrebato, de Iván Zulueta. Perturbadora, absurda, oscura, cañí, cómica y muy valiente, Magical Girl es una película única que no deja indiferente y que permite perderse en su laberíntico juego de significados, donde la forma y el misterio cobran más importancia que la trama, que está dibujada en un par de brochazos. Vermut juega con el espectador y le obliga a buscar las piezas que faltan en un puzzle fascinante que admite múltiples lecturas. Vista en Renoir Retiro.

ENEMY

4. Enemy, de Denis Villeneuve. Y hablando de puzzles, el formado por Denis Villeneuve en Enemy es uno de esos de 3.000 piezas que intentabas hacer cuando eras pequeño, sabiendo que tu madre había aspirado sin piedad alguna que otra pieza. Una de esas películas tras cuyo visionado cuesta muchísimo no ir directamente a Google para intentar buscar significados y explicaciones. Mi chica y yo nos volvimos locos después de verla y recuerdo llegar a muchas conclusiones interesantes antes de tirar de teorías descerebradas. También recuerdo que fue clave una conversación que tuve con mi amigo Polo Menárguez, tras la cual tuve bastante clara mi visión de la película. Y es que Enemy no es una película fácil, pero tampoco un disparate sin fundamento: tras la potente puesta en escena, dirección de fotografía y la mastodóntica interpretación de un Jake Gyllenhall (¡muero de ganas de ver Nightcrawler!) cada vez más en forma, se esconde una potente reflexión sobre las relaciones de pareja, sobre lo que no somos y queremos ser, sobre la dominación, el miedo al compromiso y los deseos reprimidos. Sí, también hay arañas y voces en off que le ponen a uno el cerebro del revés, pero si la piensas mucho, todo acaba cobrando sentido… Más o menos. Fascinante, al fin y al cabo.

The Wolf of Wall Street

3. El lobo de Wall Street (The wolf of Wall Street), de Martin Scorsese. Esta película es Scorsese en estado puro, ¿hace falta esgrimir algún argumento más? Lo cierto es que hay muchos más: un auténtico carrusel de ingenio salvaje, energía y adrenalina, con un antihéroe, Jordan Berlfort, que representa todos los vicios y virtudes del siglo que nos ha tocado vivir. El genio de Queens vuelve a rodar con la fuerza que tenía en los 70, apoyado en el texto de Terence Winter, con una de las mejores adaptaciones literarias de los últimos años. Lo mejor de todo es que hay lugar para la carcajada y para la reflexión, con secuencias memorables y realmente míticas (la secuencia de los ludes, la visita del agente del FBI al barco de Jordan, las fiestas, la secuencia con la mujer de Jordan en el dormitorio de los niños, o aquella en la que el protagonista muestra cómo se vende un lápiz…). Leonardo DiCaprio, vamos a decirlo de una vez, realiza aquí la mejor interpretación de su carrera, secundado por un Jonah Hill con un papel a medida y merecedor de todos los premios habidos y por haber. Atención a la secuencia final en el metro y al epílogo, capaz de borrarle la sonrisa a cualquiera de nosotros de un plumazo. Vista en Cines Verdi.

BOYHOOD2

2. Boyhood, de Richard Linklater. En contadas ocasiones salimos del cine sabiendo que dentro de muchos años recordaremos cuando y con quien fuimos a ver una película, qué sentimos con exactitud al salir de la sala, qué cenamos esa noche o cuántas cañas tomamos. Tras ver Boyhood, rápidamente tomé conciencia de estar ante uno de esos momentos en los que acabas de grabar una muesca en tu memoria, al igual que el personaje de Mason, reflexivo y algo colocado frente a un acantilado al final de la película: ese instante en el que ir al cine, un acto aparentemente banal, se ha convertido en un capítulo fundamental en tu vida. Boyhood, más allá de la anecdótica peripecia que supuso su rodaje, es un monumento a la memoria, a los recuerdos aleatorios y caprichosos que determinan nuestra existencia. Linklater, al igual que hizo en su estupenda trilogía del amor, es capaz de fabricar con una naturalidad apabullante la idea de momento capturado, como un instante mágico envuelto en ámbar, algo que Terrence Malick intentó sin éxito en la desmesurada El árbol de la vida. Boyhood es una película muy ambiciosa, envuelta en un marco de honestidad, que huye de los momentos pomposos y recargados en la puesta en escena, siendo consciente de que lo efímero y superficial, junto a aquellos momentos más obviamente importantes, pueden definir nuestras vidas para siempre. Obra maestra. Vista en Renoir Retiro (con posterior cañeo y cena en el Restaurante Sienna de la Calle Ibiza). 

UNDER THE SKIN

1. Under the skin, de Jonathan Glazer. La película que más me ha gustado de 2014 no se ha estrenado en España, ni siquiera en VOD, lo que me entristece mucho. Pese a su pase en el Festival de Cine de Sitges y a las fantásticas críticas recibidas, la última película del inclasificable maestro Jonathan Glazer (es momento de revisar, si no las has visto, Birth y Sexy Beast) sigue inédita en nuestro país. Ni siquiera la filtración de las secuencias en las que Scarlett Johansson aparece desnuda han sido suficiente reclamo para que encuentre su hueco en las salas españolas. En fin, imagino que el principal motivo por el que ningún distribuidor se ha atrevido a comprarla es porque Under the skin es una película extraterrestre (marciana es decir poco) que parece haber sido dirigida por un extraterrestre. La película es un ejercicio formal sin precedentes, que posee un sentido del riesgo llevado al extremo. A Glazer no le hace falta provocar para rodar una película compleja y a la vez tremendamente sencilla. El planteamiento, que en poco se diferencia al de una película como Species, le sirve a Glazer para hacer una radiografía de las maldades humanas, dejando un pequeño hueco para la bondad y otro para la reflexión sobre el papel de la mujer como objeto de deseo. La música de Mica Levi, una de las mejores scores del año, martillea nuestro cerebro y subraya la catarsis final, una de las más bellas y oscuras a las que he asistido en mucho tiempo. Las secuencias en la sala oscura son hipnóticas, de un onirismo arrebatador. Y la interpretación de Johansson es brillante, la mejor de su carrera y un punto a favor para la actriz a la hora de aventurarse en proyectos arriesgados y alejados del mainstream imperante. Magistral y fascinante, Under the skin es una auténtica joya, un verdadero milagro. Vista en Blu Ray de importación en el salón de mi casa. 

SIMON KILLER 2

Mención especial: Simon Killer, de Antonio Campos. La película, estrenada el año pasado en Estados Unidos, tampoco ha sido proyectada en salas en España. Su paso por algún que otro festival español hizo el suficiente ruido para que intentara buscarla, además del hecho de estar producida por BorderLine Films, responsables de mi adorada Martha Marcy May Marlene. La película es un thriller ambientado en París, que narra la historia de un estudiante de oftalmología que como reconocimiento por haber finalizado sus estudios, es recompensado por sus padres con un viaje por Europa antes de comenzar su carrera profesional. Con el recuerdo latente de la ruptura con su novia muy presente, el personaje interpretado por Brady Corbet (que también firma el argumento de la película) se enamora de una prostituta, hecho que le conducirá a un abismo de engaños y malas decisiones. La película, de un realismo crudo sorprendente, está rodada con gran sencillez, dando gran importancia al texto y a las interpretaciones, pero con un gran sentido del encuadre y la puesta en escena, con la predominancia del plano-secuencia. Otra joya oculta y muy desconocida que bien merece una edición en Blu Ray o DVD en España. Vista en salón de mi casa descargada de Internet (mal que me pese).

THE END OF TOMORROW

Otras películas destacadas de 2014: Me ha gustado especialmente, pese a su terrible epílogo, Al filo del mañana (Edge of tomorrow), de Doug Liman; también me han encantado las siguientes… Loreak, de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga; Todos tus secretos, de Manuel BartualJoven y bonita (Jeune & jolie), de François Ozon; Las vidas de Grace (Short term 12), de Destin Daniel Cretton; Locke, de Steven Knight; La isla mínima, de Alberto Rodríguez; Relatos salvajes, de Damián Szifrón; Coherence, de James Ward Byrkit; Orígenes (I origins), de Mike Cahill; Interstellar, de Christopher Nolan; Magia a la luz de la luna (Magic in the moonlight), de Woody Allen; Musarañas, de Juanfer Andrés y Esteban Roel; The Raid 2: Berandal, de Gareth EvansEl gran Hotel Budapest (The Grand Budapest hotel), de Wes Anderson.


No mires ahí : Próximas citas (C+CI) y una breve reflexión sobre las 100 selecciones

diciembre 14, 2014

CARTEL CON LAURELES-med

¡Hemos alcanzado las 100 selecciones en festivales nacionales e internacionales! Y estamos muy contentos, como podréis imaginar. No mires ahí ha sido seleccionado en el 18º Festival Internacional de Cine y Audiovisuales en Mercedes, que tendrá lugar en Buenos Aires, Argentina. Además, el corto participó hace unas semanas en el 4º Festival Internacional de Cine Ciudad Luna, que tuvo lugar entre el 26 y el 29 de noviembre en Chia, Colombia. Dos años después del rodaje y casi año y medio desde que comenzamos la distribución, nuestro corto No mires ahí ha alcanzado la centena de selecciones (101 en realidad), que se dice pronto. En general estamos muy contentos con el recorrido. Es difícil hacerse hueco en el panorama de festivales, cada vez más. Sobre todo ahora que las plataformas digitales han masificado la participación en festivales. Por un lado, el nivel de cortos de género en España y fuera de nuestras fronteras es espectacular, por lo que destacar es siempre una tarea complicada. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la distribución es muy dependiente, al margen de la calidad del producto, por supuesto, de la estrategia de distribución elegida y el presupuesto dedicado a ésta. En nuestro caso, por una mera cuestión de falta de tiempo para asumir esa tarea, decidimos volver a confiar en la distribuidora Promofest para mover el corto y la experiencia, como ya nos sucedió años atrás con Juan con miedo, no ha podido ser más satisfactoria. Quisiera dar desde aquí las gracias a Franc Planas y a todo su equipo por el gran trabajo que han hecho con nuestro corto, además de la dedicación y el cariño con el que siempre han tratado nuestras películas. Hasta la fecha hemos obtenido 15 premios (gracias a los cuales hemos recuperado parte de la inversión), y al margen de las cifras, que no son más que eso, cifras, nos enorgullece haber participado en tantos festivales, recibiendo una gran respuesta por parte del público y la crítica. Nos han pasado muchas cosas durante este año y medio, alguna la tendríamos que explicar con mayor detalle en otro momento (durante unos meses trabajamos con una productora americana para hacer una versión en largometraje del corto, aunque el proyecto finalmente no salió), ha sido un placer cruzarnos en el camino con tantos compañeros y compartir experiencias, ilusiones y alianzas. Hemos concursado en festivales de mucho prestigio (alguno de ellos de los que califican a los Premios Oscar, como el Seattle International Film Festival) y hemos participado en muchos de los certámenes más importantes de género fantástico en el mundo. En algunos nos lo hemos pasado especialmente bien (Cortópolis, Fant Bilbao, Nocturna, Molins de Rei, Málaga, La Mano, Cortoespaña…) Al fin y al cabo, lo más importante es que hemos llegado a muchos rincones del planeta y hemos recibido una respuesta fantástica. La única espinita que tenemos es no haber competido por el premio Méliés d’ Argent (partipamos en el Razor Reel Fantastic Film Festival de Brujas, pero en una sección paralela), pero bueno, habrá que esperar al próximo proyecto para conseguirlo. Por falta de ganas que no sea. Y aunque todavía quedan muchas alegrías por contar, esto llega a su fin. Hace ya unos meses que dejamos de distribuir el cortometraje por razones presupuestarias. Ahora es momento de pensar en nuevos proyectos cortos (¡y largos!) y reservar la inversión para lo próximo, que si todo sale bien, rodaremos este próximo año. El futuro inmediato de No mires ahí está en Internet, donde gozará de una nueva vida… ¡Enhorabuena a todo el equipo que hizo posible No mires ahí!  ¡Gracias, gracias!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 29 seguidores