Perdidos : Tú opina que nosotros limpiamos la sangre

Como es de esperar, esta entrada contiene SPOILERS, así que si no has visto el último episodio de Perdidos… ¡aléjate!

En el primer volumen de La Torre Oscura, uno de los personajes creados por Stephen King, El hombre de negro, charla con El pistolero alrededor de una hoguera sobre el origen de la torre y los misterios quer rodean a ese universo en constante movimiento. El hombre de negro le dice lo siguiente: “Todo nuevo conocimiento conduce siempre a misterios aún más pavorosos”. Como era de esperar, el final de Perdidos no dejó indiferente a nadie. Como he comentado muchas veces por aquí, Perdidos es un fenómeno sin precedentes. La prueba de ello la hemos vivido todos los seguidores durante toda esta semana, comentando con compañeros de trabajo, amigos y vecinos la esperada season finale de la serie. A estas alturas y a la velocidad con la que se ha expandido la opinión más globalizada, es difícil exponer por aquí algo que diste de muchas otras magníficas opiniones que he podido leer estos días. Yo no pude ver el episodio hasta el lunes por la noche, aunque los madrugadores que siguieron la emisión de Perdidos (cuando comenzó yo ya tenía los pies en el plató) en Cuatro reflejaban en sus rostros una clara sensación de decepción. Cuando eres seguidor de algo, ya sea una serie, una banda o un equipo de fútbol, la esperanza es lo último que se pierde. Durante las casi dos horas que duró The End, yo tuve el corazón en un puño, no sólo porque el episodio es magnífico, sino porque sabía que en los últimos minutos estaba la clave para unirse a la decepción o al entusiasmo. Tengo que reconocer que tras la resolución del misterio que rodeaba al universo paralelo planteado en la sexta temporada me quedé desconcertado. ¡No me lo podía creer! ¡Un maldito limbo! Me invadieron sentimientos encontrados, por un lado estaba entusiasmado con la resolución de la trama de la isla y por otro, no era capaz de encajar lo que los amigos Cuse y Lindelof nos planteaban en esa especie de iglesia new age (¡con el bonito marco que hubiese sido, por ejemplo, el estadio de fútbol donde se conocieron Desmond y Jack!). Siempre he aceptado el misticismo de Perdidos, pero siendo sincero, no esperaba que la cosa fuera a terminar de una forma tan explícita (aunque como comentan, ese universo paralelo pueda surgir de la explosión de la bomba y no de un acto de la isla como elemento sobrenatural). Sin embargo, a lo largo de estos días he conseguido formar una opinión más firme con respecto a mi concepto del final y pese al desconcierto inicial, me subo al carro de los que estamos contentos y a favor del final. Perdidos siempre se ha debatido entre la ciencia y la fé, la mitología y los personajes, y el final de la serie se ha decantado claramente hacia el desarrollo de los personajes y la fé ciega en la serie (que no tiene que ser entendida como una fé religiosa, sino una fé en la serie a la hora de no desvelarnos las entrañas del misterio). Los guionistas han preferido resolver el conflicto de Jack a por ejemplo, aclararnos porque no se podían tener hijos en la isla y desde mi punto de vista, creo que ha sido una elección acertada. Ya en el episodio en el que descubrirmos el origen de Jacob y Némesis, la sencilla explicación a la mitología de la isla nos orientaba hacia un final en el que iba a ser más importante la redención y la catársis de los personajes que la obtención de respuestas, tal y como le pedía El pistolero a El hombre de negro en la famosa saga de Stephen King (que no en vano, ha sido siempre uno de los mayores defensores de la serie). Los seguidores tendremos que conformarnos con seguir construyendo el universo mitológico a través de conversaciones, teorías y escritos que se alargarán durante mucho tiempo, ya que la sombra de Perdidos será terriblemente alargada. Es cierto que en Perdidos hay muchas lagunas, muchas artimañanas de guión que nos han llevado a un final en el que no es necesario que todos los misterios sean desvelados, pero en el que nos damos cuenta que muchos de ellos resultan incoherentes, contradictorios y tramposos. Pese a los peros y a ese final menos laico de lo que nos esperábamos,  si echamos la vista atrás nos encontraremos con una serie de televisión irrepetible. Yo disfruté viendo la evolución del universo paralelo de manos de un Desmond que se ha convertido en hilo conductor de la serie, reconocí a un Jack Bender en estado de gracia y sin complejos que no dudó en elevar a lo épico la lucha entre Jack y Locke bajo la lluvia, me emocioné con los reencuentros y sobretodo, quede conmovido con la magistral forma en la que está filmada la muerte final de Jack, yaciendo de forma cíclica en el mismo lugar en el que inició su idilio con la isla, en el bosque de bambú, siendo custodiado por Vincent y viendo como sus amigos sobreviven, con la esperanza de reencontrarse en ese universo final que la isla les ha concedido. Vivir juntos, morir solos. Nosotros cerramos el ojo, al igual que Jack.

Anuncios

5 Responses to Perdidos : Tú opina que nosotros limpiamos la sangre

  1. Henrique dice:

    No creo que se decante por la fe, es lo suficientemente ambiguo (“vosotros habeis creado este lugar”) como para que pueda ser, efectivamente, producto de la bomba del Incidente.

    Yo creo que eso es lo maravilloso, que obviando el marco new age (que no es tal: la iglesia es el punto de reunión porque es significativa para Jack, mientras que el estadio no lo es) es una serie que puedes interpretarla como hombre de ciencia u hombre de fe.

  2. Entiendo lo que defiendes Henrique y en el fondo, estamos en el mismo bando, aunque yo creo que la serie si que funciona como alegoría de la fé frente a la ciencia. Al final Locke tenía razón y su muerte, como la de Jack, no fue en vano. Pero como digo, no hay problema en que se decante por la fé, no es una fé religiosa. Y por otro lado, lo del batiburrillo de religiones lo veo como algo más para que nadie se ofenda y que los coreanos y Sayid encajen en ese limbo de Jack.

    ¡Mucho mejor en el estadio!

  3. Henrique dice:

    ¿Seguro que Locke tenía razón? era un crédulo al que manipularon vilmente y que facilitó al Humo Negro las cosas… no estaría yo tan seguro.

    Que gente como Sawyer, Kate, la Claire loca o Miles (¡que huye con los diamantes de NIkki y Paolo!), delicuentes escépticos, sean los que sobrevivan mientras el personaje “blanco” que al final tiene fe, se queda tirado y moribundo… no lo veo tan claro, no.

  4. Los personajes son ambiguos y dimensionales, ni blancos ni negros, por eso no se trata de un “limbo” religioso en el que son juzgados por sus pecados. Ellos se encuentran ahí más allá del bien y del mal y como se ha apuntado por ahí, en esa dimensión final es en la única donde todos pueden morir juntos, no como en el mundo real.

    Me refiero a que se decanta por la fé no a la hora de negar la ciencia (en plan creacionista), sino a la hora de abordar las respuestas de la serie.

    Ahora, la teoría de que el universo paralelo surge a raíz de la explosión de la bomba me encanta (Funcionó), pero es complicado encontrarle una explicación lógica (tienen recuerdos más allá de ese momento). ¿Quizá se doblega el universo de los personajes a raíz de ese momento? Porque todos los que son expuestos sobreviven.

    ¡Qué siga el debate!

  5. Henrique dice:

    A mi me encanta la idea de que el corazón de la isla sea, precisamente, ese limbo. Lo que protegen es la Otra Vida, de ahí que sea tan importante, porque puede destruir nuestra realidad pero también ese mundo después de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: